miércoles, 11 de agosto de 2010

Son demasiadas las mañanas que prefiero despertarme a seguir soñando